domingo, 3 de abril de 2011

EL TIEMPO DE LOS DIOSES


Se acabó el tiempo
en que tuteábamos a los dioses,
jugándonos a los dados el destino.

Se acabó el tiempo
en que arpas y laudes
ponían contrapunto
al tiempo de molicie y displicencia.
Ahora solo oímos
el insomne silencio de las citaras
en las noches oscuras de desvelos.
Ahora los podios están vacios
y no queda metal que premie los ascesis.
En los pedestales preparados
para premio de arrogantes,
ni siquiera se posan las palomas.
Los días son una lamentable letanía
de fabulas oscuras,
de deseos clandestinos
que ocupan los renglones
de los sueños inconclusos.

Con alma de diseño
y conciencia de hojalata,
decidieron
que los dioses eran ellos,
acotando los olimpos,
exigiendo diezmos y primicias.
con los que justificar
su propia incompetencia


Nos mandaron el trueno
sin aviso de relámpago
y todo el cielo se destiño de azul.
dejándonos desnudos
de sueños y esperanzas.

Y por si fuera poco,
a un dios calamocano
le dio por mover las fichas
poniendo el mapa boca abajo,
por ese lugar del mundo
donde siempre ha nacido el sol de cada día.

Está claro que, solo los dioses,
sean los que sean,
con sones inventados,
nos mueven a su antojo.



2 comentarios:

  1. Quizás por eso me cuesta creer en dioses: en los que no vemos, y en los que vemos que nos manejan a su antojo.

    Y a pesar de eso, me niego a ser una escéptica, porque tengo muchas otras cosas en las que poder creer...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Los creyentes se atienen a escritos lejanos a videntes con sotana, ayatolas y rabinos etc. Que creen tener el don divino de la sabiduría suprema ¡pobre ilusos! Quizás el equivocado sea yo, pero creo que todo lo maneja eso llamado destino, ese que ni los propios dioses tienen sobre él dominio alguno, las naturaleza actúa a su libre albedrio y en ocasiones sus fuerza s son incontrolables y causan los desastres que tanto daño nos hacen, el sol seguirá saliendo cada mañana amigo Jota iluminando el lugar del desastre e intentando paliar el dolor de los que sufren.

    Tu rebeldía hacia ellos (me refiero a los dioses) te puede crear problemas el día que visites el paraíso, el país del sol naciente resurgirá de su cenizas, son gente muy dura y luchadora, hermoso y digno homenaje el que tu les haces amigo Juan.

    Un abrazo

    El anónimo Diego

    ResponderEliminar