viernes, 7 de febrero de 2014

LA POESÍA EN EL FLAMENCO



Decía el poeta José Bergamín, algo que yo comparto plenamente y que me gustaría que también fuese compartido por vosotros:

Cuando escucho una guitarra
Un cante por “soleá”
Oigo en mi alma un silencio
Que es música de verdad
Música tan de verdad
Que las estrellas se callan
Para poderla escuchar.

En el cante flamenco, sus letras son un compendio de saberes populares, que no están adscritos a ninguna corriente poética, ni sabe de academias, parnasos ni diccionarios.
Decía el gran poeta y flamencólogo Félix Grande, recientemente fallecido, que el tema flamenco es el infortunio de la vida, pero no es eso solo.
El flamenco canta a la pena, a la muerte, al amor y su contrario. Canta las ausencias, a la mina, al campo, a la prisión, a la política. En definitiva canta a la vida y a todo lo que la hace posible, aunque duela.
No existe un listado de antologías, ni vetusto sillones dan aposento a consagrados autores, pero toda la sabiduría del pueblo, se pueden resumir en una noche flamenca alegrada con la inestimable compañía de un buen vino y buenos amigos.
Es verdad, como algunos dicen, que no se hace justicia con la poesía flamenca. Pero es igual, en los anaqueles del alma de los buenos aficionados se van guardando cantes que con sus sencillos pero definitivos versos, hacen que los entresijos sensibles del organismo los aprecien como valen y los conserven como reliquias del saber.
Para los que queráis iniciaros, os dejo un ramillete de cantes que son, al menos eso creo, verdaderos dijes literarios.


Que son penas me preguntas
No te lo puedo explicar
Las penas son del que sufre
Y no son de nadie más.
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Dijo a la lengua el suspiro
Échate a buscar palabras
Que digan lo que yo digo
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Será que no se contar
Que cuando cuento mis penas
Me salen penas de más
Será que me sobran penas.
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Que yo cantar no quería
Que nadie sabe la pena
Que me cuesta esta alegría
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Las glorias de este mundo
Son transitorias
Pues duran mientras pasan
Por la memoria.
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Hay gente que va diciendo
Que es dueño de la verdad
La verdad no tiene dueño
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Que nadie se llame a engaño
Todo el que vive por dentro
Por dentro se está matando
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Desgraciao aquel que come
El pan en manita ajena
Siempre mirando a la cara
Si la ponen mala o buena.
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Mira si soy desgraciao
Que estoy deseando morirme
Pa vivir bajo techao
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
El tiempo se come al tiempo
Lo bueno y lo malo alternan
Vivamos todos los días
Y lo que viniera venga.
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Y aquí acaba mi pequeña recolección. Esto, más que una cosecha es una rebusca. Ahora os toca a vosotros. Escuchar y sentir después de haber leído.
Abrir vuestros poros al sentimiento y dejad que entre dentro de vosotros la tremenda y honda belleza de estos cantes que os harán estar más cerca de los hombres y sus vivencias.






17 comentarios:

  1. Por Dios, menuda entrada que te has marcado con los acordes de tu teclado. Es genial!!!

    Con tu permiso, y dada la ascendencia cordobesa de mi esposa, pondré un vídeo que ya puse en el blog de música y enlazaré unas breves palabras a tu post, es que decir que es bello es no decir nada. Gracias por él.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡GUAUUUU ! qué post magnífico.
    Un despliegue de belleza flamenca..
    Una entrada mágica."Te has pasado siete pueblos" ( está bien así ? )
    me lo enseñó mi amiga española M. Jesús.
    ¡Te felicito Juan !!
    Besos aflamencados. ¡FELIZ DIA !!

    ResponderEliminar
  3. Hasta el alma!!!
    Es en música, poesía y lamento que te sacude desde la planta de los pies subiendo por el cuerpo.
    Si, excelente entrada.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Si que lo son, Juan, joyitas literarias y verdades como templos.

    Bss.

    ResponderEliminar
  5. Pues una de las partes de la música que descubrí con los años a valorar. La palabra flamenco ha quedado de lado debido a la mala publicidad, igual que cualquier otro valor de este país. Un abrazo, Juan, y tu cafelito.

    ResponderEliminar
  6. No soy muy aficionada al flamenco, quizá por eso nunca he reparado en la poesía que esconde. Gracias por hacerme descubrir mi error. Los versos que has traído son auténticas joyas. ¡Nunca es tarde para aprender!

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que haya alguien por aquí a quien le gusta el flamenco.

    ResponderEliminar
  8. La voz del flamenco la imagino del grito del almuedano en lo alto de la Giralda, remota y revivida en un canto cadente que perfora el alma y viene de la gente, alegre y doliente en sus variedades, expresiones del alma, maravillas que estremecen el pulso y hacen batir palmas al ritmo y a la voz y al baile los brazos en alto.
    Todo lo auténtico, a lo largo de muchos años, ha sido tan manipulado.
    Preciosa entrada que me hace taconear a mi torpe manera.
    Besitos..

    ResponderEliminar
  9. Perplejo me he quedado; más bien me has dejado. Lo digo por mi ignorancia hasta hoy de la filosofía de las letras que nos muestras. Imagino que es una selección tuya de otras selecciones.
    Gracias a ti, ahora veré al flamenco con otros ojos, ya no adormilados.
    Tendrían que leerte los "cultos" que atacan al flamenco; los otros, que bailen. Y

    ResponderEliminar
  10. Mi padre seguro que aplaudiría este bello post, y hasta intentaría cantar contigo tus letras y disfrutarlas.El nació en Salamanca y el flamenco le acompañó siempre, desde niña aprendí a valorar la esencia de este bello cante.
    Besos amigo.

    ResponderEliminar
  11. En mutismo quedo cuanto asisto ante un cantaor, ahora hiceste tu lo mismo, bellisimo Juan L., gracias¡¡

    Besos fuertes ♥♥

    ResponderEliminar
  12. Juan, vengo del blog de nuestro amigo Valaf, en el cual habla de tu entrada sobre el flamenco. Como andaluz y cordobés sólo puedo decirte que el flamenco lo considero parte de mi esencia, de mis raices, ya que desde pequeño he convivido con el, lo he escuchado y lo he vivido. Mi suegro era un magnífico cantaor y un mejor saetero asi que te agradezco la exaltación que haces del mismo.
    Estoy recopilando tres poemas que publiqué allá por el 2009, 2010, titulados BAILAOR, TOCAOR Y CANTAOR, para publicarlos nuevamente, tal vez hoy o mañana para contribuir modestamente en exaltar ese modo de vida que es el flamenco.. Espero que te gusten.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué grande el flamenco! Tu recopilación me ha despejado el día.

    ResponderEliminar
  14. Me gusta el flamenco. Soy un aficionado de "andar por casa" y la verdad es que no entiendo mucho, sólo sé que cuando lo oigo me transmite emociones diferentes y eso me gusta.
    Me ha gustado mucho tu entrada de hoy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Siempre he pensado que hay cosas que hay que haber nacido entre ellas y haberlas "mamado" desde la cuna o incluso antes... Al leerte, me reafirmo en este sentir.
    He disfrutado leyéndote pero por el entusiasmo que has vertido en ello, como una espectadora externa que no alcanza a apreciar cada nota ni cada verso...
    Por mucho tiempo que lleve viviendo aquí, no soy de aquí, está claro ;)
    Un abrazo y una sonrisa.

    ResponderEliminar
  16. Estas entradas Juan me gustan especialmente, ya que el flamenco desde siempre diría yo que me nace, como ocurre con la opera, si te gusta te gusta desde el primer acorde, y si no pues no hay forma de que sientas lo que trasmite.
    Ahora solo cabe un ole, ole y ole.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. ¡Magistral! Un regalo para los amantes del flamenco entre los que me encuentro aunque no sea una gran entendida....se siente o no.
    Un abrazo

    ResponderEliminar