… y el hidalgo enloqueció de luz, escucho el recado de la brisa y los gigantes volvieron a ser molinos.

martes, 25 de noviembre de 2014

CARTA ABIERTA A ELVIRA FERNANDEZ, ESPOSA DE RAJOY.


Fotografía de Internet

Señora: permítame la osadía de dirigirme a usted, mediante estas letras, pero lo hago, pensando en que su predicamento ante el señor que nos gobierna, es el camino más corto para poder ser escuchado.

Comprendo lo atareado que debe estar su compañero, tratando de desbrozar secas raíces, reponiéndose de los traumas producidos por sus constantes viajes en avión, recortando cromos del diario Marca, coleccionando vitolas de habanos, (por cierto, la valija diplomática del Ministro de AA.EE, vendrá repleto de cajas, después de su viaje a Cuba); buscando en las hemerotecas, viejas propuestas, para que convenientemente maquilladas, puedan presentarse como nuevas y revolucionarias proposiciones; aprender el alemán, esa difícil lengua en la que habla quien manda y de la que hasta el momento, su marido, solo ha aprendido a decir “ja” y como puede comprobar la cosa no está para reírse.

En fin toda la pesada carga de su responsabilidad institucional.

Pero verá, no sé si usted, esposa y madre, ha comentado en alguna ocasión, con su compañero, en los momentos de intimidad que seguro tienen, algo que según puede comprobarse, a él, le ha pasado completamente desapercibido.

No es que yo quiera, al presentarle esta cifra, que seguro no conoce, el desestabilizar la armonía de un matrimonio “como Dios manda”.

Pero me atrevo a dársela, ante el silencio oneroso de quien debería ser líder, para acabar con tanta tropelía.

Elvira: EN LO QUE VA DE AÑO HAN MUERTO 44 MUJERES POR LA VIOLENCIA DE GENERO.

Y su marido, como suele acostumbrar. Desaparecido.

No es que yo pretenda que mande un SMS a cada una de las familias de esas mujeres, en las que le dijera: “nada es fácil, hacemos lo que podemos, resiste”. Seguro que Montoro pondría el grito en el cielo, ante tanto gasto inoportuno.

Ni tampoco pretendo que una  asignatura de “Educación de la Ciudadanía”, sobre la que su marido y compañía se ciscaron, sea la de enseñar desde niños que hombres y mujeres son iguales y ningún ser humano tiene derecho de posesión sobre otro.

Pero al menos, una comparecencia, dando la cara y poniéndose al frente de la lucha contra esa lacra, aunque fuese en plasma y sin admitir preguntas, nos permitiría saber que tenemos un Presidente, que es consciente de los problemas ciudadanos, como lo es esta terrible pandemia de asesinos que degradan al género humano.

Y por favor dígale que lo haga de corazón y sintiéndolo, que queda muy mal en la tele, cuando no cree en lo que dice y le tiembla el ojo izquierdo y “sesea” en demasía.

Perdón por ingerirme en su acomodada y tranquila vida, pero entiendo que esa victimas, bien merecen mi atrevimiento.

                                                      Atentamente




miércoles, 19 de noviembre de 2014

EL RETO DE LOS JUEVES.- MI OBSESIÓN

Fotografía del autor


MI OBSESIÓN


Cuando barajo los recuerdos,
al levantar la carta que da juego
siempre me sale el comodín de tu sonrisa.


Cuando busco en desvanes olvidados
los viejos cuadernos con palabras distintas,
solo encuentro corazones con tu nombre bordado.


Cuando la costumbre de tu aliento
se hace obsesión en el calor absorbente de mi pecho,
un rosario de caricias se hace temblor y sentimiento.


Quiero llegar con mi  mirada
más allá de donde alcance el pensamiento
y esperar tu llegada con un regalo de auroras.


Quiero agradecerte con mis versos
hechos con retazos de ternura
lo que fui, lo que soy,
lo que queda por vivir y lo vivido.


Quiero ser tu báculo, tu senda,
el árbol que da sombra en el camino,
el agua de la fuente que refresca,
el punto final de tu destino.



Más obsesiones en el blog de  LEONOR, Mi blog de Fotos

sábado, 15 de noviembre de 2014

CATALOGO DE INCUMPLIMIENTOS




Hace ya mucho tiempo, pero recuerdo que me dijeron: “ten cuidado con la vida, te suele poner muchas trampas”. 

Atendí el consejo y nunca pasé por las puertas donde ponía “prohibido”, a pesar de la tentación que siempre me producía esa simple palabra.

Atendí lo que ordenaban los reglamentos y fui fiel a la literatura, hasta la de los prospectos medicinales.

Seguí al píe de la letra aquello que aprendí en los libros de urbanidad y traté de cumplir con la inacabable letanía de enseñanzas de padres, maestros y sacerdotes, sin atender al peso de la mochila que me endosaron.

Por miedo a preguntar, siempre estuve a un paso de la ignorancia, quedándome al margen de todas las lisonjas y sin ningún beneplácito.

Acaté las ordenanzas y creí en las engoladas palabras de los próceres, porque siempre entendí que su labor era desprendida y de servicio.

Fui leal a las normas y ordené a mi corazón, nacido con alas de ave migratoria, que tenía que amoldarse a cada necesidad que la vida impone.
Escuché con embeleso las palabras de los mayores y ahora que me acerco a los ochenta, vengo a comprobar que en todas las etapas de la vida se cuecen vaciedades.

Ahora que empiezan a desteñirse las efemérides y solo me quedan minutos de descuento, me entretengo en meditar que, quizás por todo esto, no completé la vida que debía.

Hubiera querido ser arena, para lavarme cada mañana con espuma de olas y ser mimado con la suave pisada de niños que juegan.

Hubiese querido ser caliente brisa para besar la piel y agitar los cabellos de la persona que amo. Estar tan cerca de ella, que hasta pudiera meterme en sus sueños, para ser el único protagonista de sus noches.

Me hubiese gustado ser clepsidra, para poder beberme la vida  gota a gota, sin sentir el agobiante tic tac de los relojes.

Me gustaría poder restaurar el tiempo desvencijado con remaches de versos y contrafuertes de esperanza, para poderlo llenar de sueños nuevos.

Ser pañuelo para los que lloran libertades, contenedor de sonrisas, para poder reciclar lo desencantos, perchero donde colgar abrazos, taquillero de ilusiones de reestreno, recogedor de estrellas fugaces,

Es triste escribir ahora este catalogo de sueños incumplidos, cuando el partido se acaba.

A pesar de todo, os prometo seguir luchando, para que en el tiempo que me resta, le pueda meter un gol al desencanto.






sábado, 8 de noviembre de 2014

NO APTO



Fotografía del autor


Pedía dignidad para todos; señalaba a los que, aprovechándose del cargo, medraban a su  antojo; enseñaba a enfrentarse a aquellos que incumplían sus promesas; no toleraba que nadie fuese superior, por el solo hecho de tener un apellido o una cuenta corriente; pedía una justicia digna que de verdad fuese ciega para no ver ni por supuesto aceptar, el aprovechado consejo de los poderosos.

Luchaba porque la palabra igualdad no fuese una entelequia que festonease las orlas de los viejos escudos y fuese de una vez, una norma diaria de obligado cumplimiento.

Pedía una iglesia donde no hubiese bancos de nogal para los ilustres, ni mármoles para los próceres, ni tesoros que no fuesen el remedio para los más necesitados.

Pedía una iglesia que huyera de las pantomimas montadas en el interés de unos pocos, una iglesia anclada en los bajos fondos de unos tiempos ya pasados.

Además de tratar de borrarlo de los catecismos, fue incapaz de entrar en ninguna lista: lo consideraban  excesivamente revolucionario y anti-sistema.

Definitivamente y a pesar de su brillante currículo, no era apto para la vida que a  ellos les interesaba.



domingo, 2 de noviembre de 2014

UNA LIMOSNA PARA MI VERSO


"Cometa rota" edición fotográfica del autor.


UNA LIMOSNA PARA MI VERSO

A veces me asusto.
Tengo miedo de confundir poesía y vida,
yo que siempre abogué por la utopía.
observo la burda realidad que me rodea
y me encuentro solo,
como se encuentran los sueños
que nunca fueron realizados.


Me veo,
como aquella cometa, que de niño,
me obligó a mirar hacia las nubes
y está escondida, deshilachada y triste,
en el oscuro desván de la memoria.


Mi voz elemental, 
pero que ansía sonidos de esperanza,
se pierde apagada por los ruidos del discurso.

Los remarcados espejos
solo reflejan ídolos vacios de palabras.
Y las pomposas biografías
son salmos olvidados, 
que eluden hablar de sentimientos.


A veces me asusto
y me siento exiliado de la vida, 
con la tristeza del naufrago,
con la soledad del marginado,
confundido en un mundo
que no sabe de estrellas
y si de oscuras soledades.


Solo acierto a extender la mano de mi verso,
pidiendo migajas de ternura
y me canso de escuchar la misma cantinela:
  !!! Que Dios le ampare, hermano!!!”




miércoles, 29 de octubre de 2014

EL RETO DE LOS JUEVES.- ACIAGO DÍA DE DIFUNTOS


Composición del autor.


En más de treinta años, este era el primero en el que el actor Idelfonso Moran, iba a faltar a la cita.

Tumbado en un camastro de una triste fonda manchega, soportaba los ruidos y retortijones producidos, según le había comentado el médico que le había visitado, por la ingesta de una extraña e insulsa crema que llevaba calabaza en mal estado.

El resto del menguado elenco de su compañía, sufría los mismos dolorosos y malolientes síntomas, motivo por el cual la representación programada no podía darse.

En más de treinta años era la primera vez que el actor Idelfonso Moran, en un día de los difuntos, no iba a representar el “Don Juan Tenorio” de Zorrilla.

Todo había cambiado, desde que se iniciara en el noble arte de recorrer caminos, llevando el teatrillo de la farsa por todos los rincones del mapa de España.

De este mismo pueblo donde ahora estaba, recordó como en la posada, donde solían pernoctar, eran agasajados después de la función con unas buenas migas con torreznos y chorizo. Recordaba las chuletas de cordero con pisto, regadas con buen vino que solían comer el día de la llegada al pueblo, invitados por las “fuerzas vivas”, en la bodega del alcalde.
Todo había cambiado, ahora le habían puesto en el comedor de la pensión como plato importante, una crema de calabaza, seguramente transgénica, y unos famelicos trozos de pollo rebozados, anunciados en la carta con el pomposo nombre de nuggets. Para mas “inri”, había visto como el galán joven de la compañía, recientemente incorporado, había remojado estos alimentos con una lata de coca cola, despreciando lo único potable  y autentico de la comida: un poderoso vino tinto recién trasegado y desprovisto de cualquier mixtura química.

A pesar de su desasosiego y a pesar de los dolores intestinales, no tuvo más remedio que sonreír.

Recordó como ese deseo recurrente en todos los “cómicos” de desearse “mucha mierda”, en esta ocasión no había servido para nada.

Por primera vez en treinta años no podría requebrar a doña Inés, que por cierto ahora perdía toda su monacal dignidad, en el retrete de una vieja pensión de una pequeña villa manchega.

 Seguramente enfebrecido, tuvo unos sueños desagradables y extraños: en un tenebroso cementerio, Don Juan, Doña Inés, Luis Mejía, Ciutti, Brígida, el Comendador y el resto del reparto, eran abducidos por unos extraños personajes, para el desconocidos, que tenían en común unas deformes cabezas con forma de calabazas, de las cuales salían unas extrañas luces que hacían aun  mas tétrica la negrura de la noche.

Lo que no lograba entender, es como mientras ellos desaparecían inexorablemente, la gente alrededor bailaba, reía y disfrutaba con tan extraños personajes.


Otras tenebrosas historias en el blog de TERESA CAMESELLE



domingo, 26 de octubre de 2014

... Y EL AMOR SE HIZO



Composición del autor


…Y EL AMOR SE HIZO

Antes de ti,
mi vida era un agujero negro.

Los cometas jugaban a las canicas
y todas las constelaciones se escondían
entre nebulosas de ausencias.

Dios seguía a lo suyo
trileando con los dados,
sin decidirse a concretar la apuesta.

 La inconsistencia de mi barro,
 levitaba sin saber
de qué extraña materias
se componían los deseos.

Menos mal que un big bang de latidos
puso las cosas en su sitio
haciendo explotar el cosmos
con pétalos de flores olorosas.

Llegaste tú,
y mi cuerpo, con falta de certezas,
empezó a saber de escalofríos.


Y entonces el amor se hizo,
habitó en mi conciencia
y todos los arcos iris
le sacaron brillo a los colores.

Dije tu nombre,
se hizo dueño de mi boca,
mientras empezaban
 a tener sentido las viejas profecías
y los ángeles pintaban sus sonrisas.

Y aquí seguimos:
sabiendo que ningún ozono
es capaz de romper
la vieja, pero renovada historia
de este amor que se inventa cada día.