… y el hidalgo enloqueció de luz, escucho el recado de la brisa y los gigantes volvieron a ser molinos.

martes, 23 de junio de 2015

DAR FE DE EXISTENCIA EN DÍA SEÑALADO


Montaje fotográfico del autor, realizado con Photoshop.


NOCHE DE SAN JUAN

Vine hasta el mar,
para poder encontrar
mi exacta singladura.

Fueron muchos los solsticios,
en los que alumbré con llamas
el nacimiento del sol,
aprendiendo el bello oficio
de encender claridades.

Con troncos de fracasos
fui construyendo la hoguera,
donde,
chisporroteando de luces,
se avivaba la esperanza.

El mar, al lado,
servía de espejo a las estrellas
y una luna joven,
alumbraba amores primerizos.

Hoy, cuando escribo,
apenas me llegan primaveras
y una terca brisa de fríos calendarios,
apagan llamaradas,
ensuciando la arena
con cenizas de tristeza.

Un rocío tembloroso
se instala en la piel anquilosada,
mientras una luz fría,
presagio de eternidades,
se olvida de la espuma.

En esta noche de San Juan,
a mí alrededor suenan las canciones,
brillan los ojos,
laten deprisa los corazones,
y alumbran las caricias.

Mientras, yo,
cogido de la mano de mi amada,
(el único calor que me conforta)
ensayo pisadas,
por el borde de este mar,
cada vez más limitado.

De la hoguera que soñé,
no calientan los rescoldos
y los agujeros de la memoria,
se tiñen de un gris de ceniza desterrada.

¡Siento frio en el alma,
a pesar del calor de las hogueras
que flamean a mi lado!


Juan López Trujillo
Benicassím 2015



viernes, 27 de febrero de 2015

CONFESIÓN Y DESPEDIDA


Fotografía del autor.


Os dije que volvería pronto y aquí estoy. Ahora que volvemos a las andadas del nacional catolicismo, vuelvo para confesarme.

Hace tanto tiempo que me catequizaron, que se me han olvidado las liturgias, pero lo que se pierde el padre Ripalda, seguro que lo gana la veracidad de mis pecados.

Es cierto que he tenido trabajos. Unos por imperativos de buena vecindad, otros porque siempre he tratado desde mi jubilación, de ayudar a mi compañera de que también se jubilase un poco y otros por esa bendita ocupación de poder cuidar de tus nietos, cuando sus padres se dedican a luchar por su sustento.

Pero hay otros motivos que ni me dije ni os dije. Y aunque yo me mintiera a mí mismo, no puedo consentir que os mintiera a vosotros.

¡Cada vez me cuesta más escribir!

No quiero pelearme con las palabras. Los versos nacen con fluidez o dejan de ser versos.

Me cuesta darle forma a las metáforas y a veces llego a creer que el poema que me nace es una fotocopia de otros ya escritos.

Como no quiero engañarme ni engañaros, he decidido dejarlo.

Leeré, escucharé música, jugaré con el photoshop y gastaré mi tiempo en lo que la vida me vaya ofreciendo.

Al decir leeré, quiero también decir que trataré de leeros, pero sin la obligación que conlleva el seguimiento que ordena la buena educación y la amistad.

No cierro el blog. Lo dejo vivo, por si en algún momento un verso pide paso con ansias de luz y claridades. O en ese juego mágico de la fotografía, hay alguna que merece la pena ser enseñada.

Os dejo mis penúltimas palabras en este poema que he titulado


SE EMPIEZA A SECAR EL CANTO


Se empieza a secar el canto en la garganta
y los versos se enmohecen en el negro desván de la memoria.

Llega el alba
y vuelven a repetirse los soeces sonidos
que acallan el vuelo de los pájaros,
el acompasado tic tac de los relojes.

Llega el alba
y un reseco fuego de ausencias,
agosta el venero
de donde antaño manaba la ternura.

Llega el alba
y el aire no responde a las preguntas,
como si hubiese perdido la memoria
y se hiciese noche de fracasos.

Una resonancia de apagados metales
retumba en la tristeza
con la que se macera el olvido.
Y sobran las palabras
que se hunden en la sangre
con su lastre de crepúsculos


Se empieza a secar el canto en la garganta
y me topo con la angustia
de que sea eterna la afonía.

Me quedan cosas por decir
y temo quedarme a solas,
con la inútil compañía
de los sueños no cumplidos.

Se empieza a secar el canto en la garganta
Y solo me rodea un sideral silencio funerario.




domingo, 22 de febrero de 2015

EXPLICACIÓN Y FOTOGRAFÍA.



Perdonar mi ausencia y mi falta de comentarios. Ando bastante ocupado y me alegra que así sea. Al menos compruebo que la vida me sigue necesitando.

Espero volver con vosotros, cuando las buscadas obligaciones me dejen.

A cambio os dejo esta foto de este mar reciente y tranquilo, con presagios ciertos de primavera.

Hasta pronto.



sábado, 14 de febrero de 2015

COSTUMBRE DE TI


Es malo acostumbrarse
al diario milagro de tu risa,
a la paz que desgranan tus caricias.

Por eso,
cuando los lirios se avergüenzan
ante el suave candor de tu mirada.

Cuando las horas de los relojes
olvidan los segundos,
en los que habita la tristeza.

Cuando con tu sola presencia
brotan las canciones
y una estrella fugaz
deja su rúbrica en el cielo,
mientras la luna impaciente
alumbra los latidos,
vuelvo de nuevo a la plenitud
de una vida recobrada,
gracias al tacto caliente de tus besos.

Es malo acostumbrarse,
porque fuera de ti,
a la vida se le acaban los sentidos
y tristes olas negras, ensucian

las entrelazadas pisadas de la playas.


sábado, 7 de febrero de 2015

DÍA DE INVIERNO PRESAGIANDO PRIMAVERA


Fotografía del autor


Las nubes ya están tejiendo hilos de lluvia,
con los que bordar en la tierra y el cielo,
el alegre presagio de la primavera que viene.


El mar se repinta de azules,
mientras blanquea al sol un tendido de espumas.


Un nuevo Edén se prepara
con trasplantes de flores y sonrisas
y la luna, femenina y amante,
se acicala de luces,
para enamorar amaneceres,
con caricias de claridades.


Y está presta la estrella,
el perfume del jazmín,
la palabra del enamorado.
Y en un horno de nostalgias,
se cuecen a fuego lento,
los besos que se darán un día,
con sabor a arena y salitre desbocado


Yo me pongo a mirar la tarde,
que despide el invierno con palabras de lluvia,
y me nacen calientes metáforas nuevas,
aunque la memoria, aterida de frío, pronto las olvida.


Y me quedo con la pena de saber
 que los versos se acaban,
en este tiempo que me espera
de sombras y temores.



domingo, 1 de febrero de 2015

ALEGRE SOLEDAD


Fotografía de Internet


¿Te has o te han apartado? Me gustaría saber cual es el motivo de esa mirada por encima del ala, que soportas estoico, de aquellos que se sienten seguros y tranquilos en medio de la formación.

¿O has sido tú el que, harto de lo conocido y cuadriculado, has roto la rutina y te has buscado un lugar más despoblado y personal?

¿Acaso te odian por que tu trino es distinto y no encaja con el coro? ¿O eres tú, que tienes alma  de solista y no quieres que tu voz se esconda entre la segura, pero impersonal sinfonía de lo mecánicamente repetido?

¿Te has regalado el lujo arrogante pero lúcido de la libertad y no quieres verte encadenado a ningún clan, a ninguna facción, por segura que sea?

Piénsatelo bien; oirás a muchos decir que la seguridad está siempre dentro de la bandada; que cuando pasen los años, esa libertad que ahora tienes se convertirá en una trampa. Puede que lleven razón.
Pero una cosa es cierta: si en verdad quieres que tu canto sea distinto, que tus alas se muevan con otra cadencia, solo podrás lograrlo saliéndote de lo estipulado, rompiendo los pentagramas fotocopiados. Y eso lo podrás conseguir apartándote de todo. La soledad es el caldo de cultivo necesario para el talento.

Hay una leyenda de la Amazonía, que habla del Mirapuru, un dios transformado en pájaro, que hace saber su divinidad a los demás, solo cuando empieza a cantar. Sus trinos son tan bellos que los otros pájaros, sabedores de la simpleza de los suyos, terminan por callar y adorarle.

No sé si conseguirás la divinidad; seguramente no, ni falta que te hace, pero ya es bastante tu coraje, la determinación de posición distinta, la valentía de desechar la protección de los otros.

Y que no te importe la posibilidad del fracaso. Siempre podrás mirar hacia arriba, poner proa a ese cielo azul que te corresponde y no tienes que repartir, descansar cerca de las estrellas y despertar con los rayos del sol, jugar al escondite con las nubes, en fin todas esas cosas que solo tú puedes hacer, sin que el resto de la bandada pueda privarte del milagro.

No sé como será tu canto en el futuro, pero me gusta esa pizca de orgullo que existe en esa soledad buscada, esa felicidad que hace que tu canto suene a la verdadera alegría que da la libertad.




miércoles, 28 de enero de 2015

RELATO DE LOS JUEVES.- EL CASO NISMAN



Acababa de empezar el día 19 de enero y algunas ventanas de la Casa Rosada estaban encendidas.

La ocupante oficial de la residencia, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, no había conseguido conciliar el sueño.

Veintiún años después de la consumación del atentado terrorista contra AMIA, y mientras el caso parecía podrido en las turbias cloacas del estado, un fiscal se preparaba para ese mismo día incoar una grave denuncia contra la Presidenta y su canciller Héctor Timerman, en el Congreso de la nación.

Ese fiscal, Alberto Nisman, iba a demostrar la acusación de que tanto la Presidenta como su Canciller habían encubierto pruebas fundamentales que implicaban a imputados iraníes.


No eran todavía las dos de ese día 19, cuando sonó el teléfono de la presidenta. Era Sergio Berni, Secretario de Seguridad de la nación:
.- ¿Diga?
.- Soy Sergio Berni, Presidenta. Le comunico que el fiscal Nisman, ha aparecido muerto en su domicilio de Puerto Madero.
.- ¿Qué pasó?
.- Lo más seguro es que se suicidase.
.- ¿Dejó alguna nota de suicidio?
.- No. Solo dejó una lista para la compra.


Las luces de la Casa Rosada se apagaron por completo. Seguro que la Presidenta iba, por fin, a conseguir conciliar el sueño.


Se acordó de la lista de la compra del fiscal y a la tenue luz de la mesilla de noche, redactó la suya.

Fue muy escueta: últimamente su estomago no estaba para muchos excesos, solo pidió una botella de champán francés, para poder brindar por la seguridad de otros tantos años de impunidad, mientras se dilucidaba si el fiscal Nisman se suicidó o fue suicidado.

Naturalmente, anotó una reputada marca francesa: una buena cosecha del champán de la Viuda.



Más sobre este caso en el blog de GUS