domingo, 16 de febrero de 2020

MI OTRO ENTRETENIMIENTO (Xll)



  Para Maite de Ex libris 
  tambien manchega y
  profesora en hidalguía.

                                                 

Ahíta de historia
piedra, blasón y sueños,
Infantes vive.




                 

miércoles, 12 de febrero de 2020

¿CUANDO SOY VIEJO?




Soy viejo…

Cuando me miro al espejo y me acobardo.
Cuando dimito de los placeres que la vida me ofrece.
Cuando  le hago más caso al miedo que a la esperanza.
Cuando paro y me asombro del camino recorrido.
Cuando me repito.
Cuando me abstengo por temor al fracaso.
Cuando estoy cómodo con la soledad.
Cuando dejo de entusiasmarme.
Cuando creo que lo que viví es mejor que lo que me queda.
Cuando quiero tiranizar al tiempo para que se acomode al paso que marco.
Cuando dejo de sentir curiosidad por lo que me rodea.
Cuando empiezo a olvidar al niño que fui y que me habita a pesar de los años.
Cuando olvido las sonrisas.
Cuando alguna mañana barrunte que he dejado de estar enamorado.

Mejor será soñar cada noche con un amanecer nuevo y distinto, vivir el día siguiente con plenitud y dejar de lado estas meditaciones, que seguro, son la consecuencia triste de que, en efecto, cada día que pasa soy más viejo.



jueves, 6 de febrero de 2020

LA CASA QUE RECUERDO




Recuerdo aquella casa
que daba a la plaza y miraba a la esperanza.
Tenía balcones con aleteos de palomas,
desde donde se podían contar luceros
y soñar auroras boreales.

Latido a latido, habité su precaria arquitectura,
mientras soñé perdido en su rincones
y fui pirata surcando sus pasillos.

En la mesa pegada a los cristales,
emborroné cuartillas,
coleccioné sellos y deseos,
sufrí de noches imprecisas,
animadas por engolados locutores.

 A golpes de rabia, rebajada con Dyc,
soñé con futuras libertades y dioses permisivos,
mientras el humo del tabaco ennegrecía la esperanza
y el triste gris de ir viviendo, dejaba en carne viva
la precisa materia con que se hacen los sueños.

Seguro que ahora,
todo ha cambiado dentro de esa casa,
aunque ya no esté para saberlo.

Pero desde este lejano mar, donde la añoro,
recuerdo esa casa que daba a la fuente y las palomas.



Tú fuiste el inicio y la enseñanza


de este nuevo nido donde habito,
de esta nueva casa
que a pesar de las nubes de los años,
siempre busca mirar a ese horizonte,
siempre esperanzado de azules.





martes, 4 de febrero de 2020

NO BUSQUÉIS GÉNERO, ES.... SIMPLEMENTE AMOR.


Hay quien se empeña en buscar explicaciones y poner fronteras a algo tan noble etéreo y personal como el amor.

Por mucho que personajillos intrascendentes, procuren ajustar cuentas en la frutería, sumando peras y restando manzanas, tratando de les salgan las cuentas que ni ellos mismo tienen claras.

Por mucho que esa gran institución que pretender regir el destino de todo mortal, tratando de entrar taimadamente en las interioridades de cada uno, para coartar la libertad que el propio dios que dicen defender, nos dio.

Por mucho que una coercitiva y castrante educación tradicional nos haya enseñado a odiar a aquel que no sigue nuestra propia senda, a pesar de todo eso, nadie será nunca capaz de ponerle puertas a los sentimientos. Y el más autentico de ellos es el amor.

Estas dos voces "distintas", pero auténticas de Mayte Martín y Falete, nos hablan en su canción en el año 2007, de la búsqueda y del dolor de un amor al que le tratan de poner barreras.




Yo los escucho y, aparte de ponerme la piel de gallina, pienso aquello que escribía Gil de Biedma

mientras seguimos juntos
hasta morir en paz, los dos,
como dicen que mueren los que han amado mucho.

Y no pienso inmiscuirme en el género de ese amor del que habla el poeta, sólo me interesa su mensaje.