lunes, 20 de febrero de 2012

EL PASO DEL TIEMPO


Cuando inevitablemente,
van cayendo los años,
como hojas oxidadas del otoño.

Cuando nada nos compensa
de todo aquello que perdimos.

Cuando ya no nos consuelan
ni plegarias ni aleluyas.

Cuando ni siquiera son distintas
las noches de los sábados
y pierden consistencia
casi todas las teorías.

Cuando me pesan tanto los olvidos,
no quiero enfermar de monosílabos.
Ni dejar que se desoville
el hilo plateado de los sueños.

Quiero ver en el espejo
unos ojos con brillante luz de fuego
dando color y ansia a las pupilas.

Ahora solo quiero que mis palabras,
-luz y caricias contenidas-
como gotas de lluvia inunden los barbechos,
germinando flores
que sepan sobrevivir a la esperanza.




8 comentarios:

  1. Un poema nostálgico y melancólico, pero no por eso menos bello, la melancolía, no logra restarle hermosura a tus versos.
    Me hizo mucho sentido eso de "Cuando ni siquiera son distintas las noches de los sábados", encontré genial ese verso, pero te diré algo, todo depende de uno, creo que yo voy a estar muriendo, con un pie dentro del ataud y para mi aún tendrán un sabor diferente la noche del sábado...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  2. Los sábados tienen ese sabor.. que se yo..viste es diferente..es el día ideal...es la espera de los sueños..uno nació cuando conoció los sábados a la noche..hacerlo un día común quiere decir que estas grave amigo..jaja. Siempre se rescata algo de ese día que pinta tu cara de alegría...búscalo..........
    Pero escribiendo eres especial..pintas con tanta sabiduría la cargas de tiempo..lo vivido..lo presente..y lo que se espera..que tu poema guarda aún sueños para disfrutarlos.
    No sé será por idiosincrasia mía.no veo la tristeza en casi nada..todo tiene un por que y el tiempo sabe..y disfruto de cada cosa..hasta de las que se lleva el tiempo..y la distancia.. y nunca más volverán.
    Otro abrazo..

    ResponderEliminar
  3. Un ovillo de hilo plateado... indudablemente que aún tiene mucha luz y brillo ese ovillo!
    Igual que tus letras, maravillosamente plateadas y luminosas.
    Te dejo un fuerte abrazo Juan, buen incio de semana!

    ResponderEliminar
  4. Juan, tú tienes muchos más jardines que La mismísima duquesa de alba, por lo tanto aunque tengas la mitad de ellos en barbecho, la otra mitad están al máximo de productividad, germinando y germinado en una continua primavera de palabras sin fin.

    Un abrazo Juan

    ResponderEliminar
  5. "Quiero ver en el espejo
    unos ojos con brillante luz de fuego
    dando color y ansia a las pupilas".

    Creo que nunca (?) se deja de sentir esperanza y deseos; estos versos tan perfectos e insuperables lo confirman. Las palabras pueden ofrecer ánimo, valor y energía ante el desaliento y el desinterés.

    Enhorabuena.

    un fuerte abrazo Juan López Trujillo.
    :)

    ResponderEliminar
  6. Ese final es fascinante..como ver brotar a las semillas. Tengo unos rabanitos que ayer por la mañana no estaban todavía, y hoy han hechado ya las primeras hojas, impresionante!

    un placer visitarte Juan

    Te saludo.

    ResponderEliminar
  7. tus palabras son alimento de esas semillas gracias Juan por entregarnos tanta vida Cariños :)

    ResponderEliminar