domingo, 21 de abril de 2013

HAIKUS PARA LOS QUE ENSEÑAN




HAIKUS PARA LOS QUE ENSEÑAN

Con estos haikus pretendo rendir un homenaje a aquellos que dedican su vida a la noble, (y muchas veces no reconocida) , labor de la enseñanza.
A mis amigos: VELI, ANABEL CARIDE, ESILLEVIANA, MARI DE ELBERETH, FERNANDO IRECIO, y a alguno más que seguro desconozco.
Cualquiera de mis lectores que sepa enseñar, puede adueñarse de ellos, son suyos, una vez publicados solo soy dueño de mi agradecimiento a su labor.



Los que aprendieron
Vuestro rumor esconden
Bajo su sangre
=   =   =

Cincel de luces
Para hacer escultura
De vida nueva
=   =   =

Cada mañana
Aprendéis dos veces
Con vuestras dudas
=   =   =

El buen maestro
Además de dar vida
Crea futuro
=   =   =

Sois el milagro
Con paciencia y tiza
De un mundo nuevo
=   =   =



http://veli.lacoctelera.net/

16 comentarios:

  1. Un privilegio
    El asombro en tus manos
    Se forja el Hombre.

    Y un privilegio contar con la sensibilidad que derramas en este medio tan moderno, pues al hacerlo lo vistes con los valores de siempre, los más antiguos y los que jamás deben morir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Aprende niño,
    el milagro del saber
    es tu tesoro.

    Saludos, Juan!!!

    ResponderEliminar
  3. Precioso homenaje. Sensible. Generoso.
    Gracias por la parte que me corresponde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Ya ves, apreciado Juan, también me los apropio, enseñante de vocación como soy.
    Montaña de besos

    (en el anterior tuve un error, perdón)

    ResponderEliminar
  6. ;)) ¡¡Gracias, Juan!!
    Me da que, cuando hay vocación por la enseñanza, el docente debe dar gracias por el privilegio del que dispone.
    B7s

    ResponderEliminar
  7. Un hermoso homenaje desde tus letras... pero no mencionan lo mucho que aprendemos de vos leyéndote!
    Te dejo un fuerte abrazo Juan, bonita noche!

    ResponderEliminar
  8. Juan: recién abro el link y se los leí a Fernando. Hermosos haikus, con la esencia misma del profesor. Gracias y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. (Sabes que Valaf también es profe? sí. Y creo que Virgi también. Del mismo modo, tú también te dedicaste a enseñar?).

    Qué dedicatoria tan hermosa, ahora que se abre el plazo de matriculación para el próximo curso jaja. Es una gran labor, sin duda admiro a los buenos maestros que dejan huellas en sus alumnos. Preciosos haikus Juan.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias Juan por dos cosas, por considerarme tu amigo y dedicarme la sutileza de tus palabras... un abrazo...

    ResponderEliminar
  11. Precioso Haikus Juan, que bonito homenaje a quien tan importante son desde el principio en la vida de un niño, que pena que se valore tan poco.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por este homenaje, que me ha emocionado.
    Las enseñanzas
    dadas y recibidas
    nos ennoblecen.
    .
    La recompensa
    son los gratos recuerdos
    de los alumnos.
    .
    Saber que crecen
    como buenas personas
    agradecidas.
    Aunque no pueda conectarme tanto, no me olvido. Siempre que puedo te sigo.
    Un abrazo fuerte, amigo.

    ResponderEliminar
  13. No sabes cuánto me ha dado la enseñanza, Juan. Ahora que tengo antiguos alumnos que pintan más canas que yo ya puedo recoger frutos de tantos minutos donde parecía que no escuchaban, que solo querían que sonase el timbre para marcharse a casa. La verdad es que me han enseñado tantas cosas...

    ResponderEliminar
  14. Precioso homenaje para quiénes se dedican a la gran labor de enseñar, por cierto, un gran trabajo y a veces poco reconocido, y desde esta entrada, les brindas su reconocimiento y tu apoyo, y además, son amigos tuyos, muy bella entrada que les regalas con tus preciosos haikus.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Precioso y justo homenaje a los que se dedican a formar personas, querido Juan.
    Eres una persona muy dulce.
    besos amigo.

    ResponderEliminar
  16. Me uno a tu admiración, amigo. Todo reconocimiento me parece poco. Ahí está el futuro no sólo de los niños, sino del mundo que nos rodea.
    Ojalá todo el mundo les profesase el respeto que se merecen. A veces los padres deberían aprender de ellos, y no sólo los niños.
    Un abrazo

    ResponderEliminar