sábado, 23 de febrero de 2013

ALEGRAOS QUE VIENEN LOS BUENOS




¡ALEGRAOS QUE VIENEN LOS BUENOS!
Esta pasada semana, hemos asistido a esa representación solo para afiliados, llamado pomposamente “Debate sobre el estado de la Nación”.
Han hablado de “sus cosas” mientras la nación, en la calle, seguía malviviendo las suyas.
Oyendo al Sr Rajoy, me acordé de una entrada que publiqué en otra bitácora el día 30 de enero del 2.011.
No me resisto a volver a publicarla.



Nunca pensé que lo que viene a continuación, pudiese teclearlo yo, a no ser que me volviese loco, o que estuviese escribiendo bajo los nocivos efectos de una voluminosa dosis de alcohol.

Hasta ahora, que soy plenamente consciente de mis pensamientos, siento como un rechazo interno a la hora de buscar las teclas necesarias para pergeñar mis frases. Casi me resulta físicamente imposible.

Aún en contra de mis más íntimas convicciones, lo diré: estoy deseando que lleguen las Elecciones Generales y, conforme vienen anunciando las encuestas, las gane el Partido Popular.

No me he cambiado de chaqueta, no he desertado de mis intimas convicciones, no sigo ese ridículo axioma que dice que de joven se es revolucionario y de viejo, conservador. Nada de eso. Sigo pensando como siempre. Pero entiendo que será de la única manera de que una cierta normalidad democrática vuelva a ser la tónica de nuestra vidas.

Una vez en el poder este partido que de antemano ya celebra su éxito, presumo que se nos volverá a hablar a los ciudadanos, como personas inteligentes y con capacidad de razonar, o dicho en “román paladino”, no nos tomaran por gilipoyas babeantes que estamos dispuestos a tragarnos mentiras que ni un niño de 5 años aceptaría.

Comprobaremos como esos periodistas de cámara y los medios donde suelen exponer sus dosis de mala baba, mentiras y reproches, una vez conseguido su propósito, podrán dedicarse a lo que en verdad les gusta, organizar juegos florales, procesiones bajo palio, bodas mayestáticas con invitados de su cuerda y al ser posible con cuentas pendientes con la justicia.

Justicia que subiéndose al carro del éxito, expulsará al infierno de los proscritos a todos aquellos jueces que en pasado o en futuro osaran aplicar unas leyes justas y que estuvieran en consonancia con el sentido común y la dignidad, al tiempo que, según conviniera, juzgarían con magnanimidad y premura a sus “amiguitos del alma”, o por el contrario dejasen pasar los años, para de esa manera, salvar a los que ni ellos mismos son capaces de defender por lo flagrante de sus fechorías.

Las radios, las televisiones, la prensa escrita estará toda en manos de nuestros salvadores y los Urdazi de turno nos deletrearan las siglas malditas, mientras los espacios se llenan de “grandes hermanos”, belenes esteban, y "leñas al mono". Todo ello bajo la supervisión de Berlusconi (ese, al que ningún padre sensato invitaría a la boda de su hija), y su corte de "velinas".

Y mientras el Sr. Rajoy, podrá seguir disfrutando de la tranquila somnolencia de su siesta habitual.

El trabajo sucio ya se lo ha hecho ese “mindundi” llamado Zapatero. El mercado, es decir sus amigos, han obligado a que el fino centrocampista se reconvirtiera en leñero y cuando el partido está enderezado y a falta de segundos y ya no queda espinilla que no esté malherida, es expulsado por un árbitro venal, para ser sustituido, con gran fanfarria y alborozo, por alguien que no se ha cansado ni en los entrenamientos.

Entonces podremos comprobar cómo crecen los empleos cuan hermosas margaritas en primavera, cómo empiezan a llenarse los pisos vacios gracias a la magnanimidad de los bancos, cómo los jubilados vuelvan a Benidorm, bocadillo y voto incluido, cómo proliferan los “desinteresados” amigos, como las “mordidas” se hacen a cara descubierta, cómo los voceadores de nuestro infortunio en tierras lejanas, olvidan sus tétricos augurios y se dedican a lo que saben, a ganar dinero.

Y cuando todo se haya consumado y si las cosas no salen conforme a lo deseado, volverán las trompetas del apocalipsis a decirnos que todo es culpa de la herencia recibida. Que han sido años de plomo y oscuridad. Que ellos lo hubiesen hecho de otra manera. Que las cajas estaban vacías. Que los rojos nunca debieron gobernar.
Es decir: se lavarán las manos como hipócritas Pilatos.

Y también veré, como los que siempre han pensado como yo, los que creemos en la libertad, la justicia, la honradez, la igualdad y la democracia, nos arrepentiremos de haber sido tibios, excesivamente exigentes, acomodaticios y proclives al desaliento.

Estos que van a ganar, cuando se aferran al poder es difícil despegarlos. Entre otras cosas porque siempre creen que ese poder les pertenece y cuando lo detentan otros, lo están usurpando. Y para conseguir mantenerse en él, utilizan argumentos y métodos, que cuando se intentó utilizar contra ellos ni los dieron por validos ni le concedieron credibilidad.

Ya sé que me juego mucho en la apuesta. Pero pretendo una cierta tranquilidad.

Aunque, desde luego, lo que no van a conseguir es contar con mi voto para sus propósitos.

Tendría muchas pesadillas si lo hiciera y muchos héroes anónimos y de los otros, a los que dar explicaciones.




8 comentarios:

  1. Dos años y te has quedado corto, recuerdo esta entrada, con mi voto tampoco contaron pero si sufro sus despropósitos que son enormes, me cansé de decir a todo el mundo que este cambio sería horrible para los no poderosos, pero pusieron en su mano un cheque en blanco con una mayoría absolutísima, esto es su cortijo y hacen con nosotros lo que les viene en gana.

    Hoy es un día de lucha y nosotros estaremos ahí ocupando la calle, ojala seamos muchos.

    Un abrazo fuerte Juan

    ResponderEliminar
  2. A VECES UNO SE PREGUNTA: ¿POR QUÉ EL PRESIDENTE NO SOY YO?. DICE UN HERMANO MIO: "POR LO GENERAL, TODOS LOS QUE MANEJAN EL MUNDO SON LOS MÁS IGNORANTES". EXCELENTE POST.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. No hacía falta ser un visionario, nosotros ya lo sabíamos, a pesar de que muchos lo quisieron negar, diciendo que nada podría ser peor, y vaya si podía... (y por desgracia aun puede...) Aquí tenemos las consecuencias, no te has equivocado en nada!

    Ojalá nos equivoquemos también en ésto, pero me da que a pesar de todo ello no les va a pasar la factura que les corresponde, y que vamos a tardar mucho más de lo que pensábamos en poder sacar un poco la cabeza del agua.

    Paciencia y lucha, compañero! Nosotros no nos conformaremos quedándonos callados ante tanta injusticia!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Lo de la herencia política y económica es por estos lares el cuento de nunca acabar...
    Hasta Salta llegaron los rumores sobre algunas cosillas del señor Rajoy!!!

    Saludo enorme, Juan. Abrazote.

    ResponderEliminar
  6. Complicado el tema de la política y más complicado es el tema de quienes nos gobiernan... Un placer leerte Juan, te mando un fuerte abrazo, dicen que no hay mal que dure cien años, espero mejoren las cosas!

    ResponderEliminar
  7. Pero lo que más tristeza me produce es que no hay alternativa a tanto descrédito, incumplimiento electoral; ellos continúan cercenando derechos, equidad y justicia y no hay un partido en la oposición capaz de presentarse como alternativa. Me cae bien Rubalcaba pero entiendo que la gente no le cree. Él viene de un gobierno que no hizo lo suficiente por mejorar lo que ahora tenemos. Y el actual, no merece ni palabras -y ya sabes que para mí las palabras son muy importantes jaja-.

    Un buen post y desde luego muy premonitorio y anunciador de lo que ahora estamos sufriendo.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Los enredos de la política siempre son así. No creo en el partisanismo, apostar eternamente por un partido, simplemente porque se congenia con sus supuestos "principios" pero la sociedad cambia y muchas veces, los estatutos de partidos, no. También es necesario ver al individuo que expone esos principios. Un criterio amplio y personal es la mejor herencia de una nación.

    Un tema por demás polémico.

    Saludos Juan.

    ResponderEliminar