martes, 31 de marzo de 2020

AHORA QUE ESTOY A SOLAS...




Ahora que estoy a solas con el tiempo
y las calles se llenan de silencio,
recuerdo la parra de aquel patio
haciendo sombra luz a los luceros.

Mariposas que vuelan en la noche
  pintando chiribitas en el cielo
y un olor concentrado de macetas,
le ponen realidad a lo que sueño.

Mi niñez, ahora presentida
tiene olor a espiga y a tomillos,
a  cardencha en flor y pies descalzos
dispuestos para todos los caminos.

Buscar en la luna las respuestas,
de lo que era apenas conocido,
deseando adelantar el calendario
para vivir aquello no vivido.

Quisiera encontrar la musaraña
que buscaba en las horas de colegio,
aquella que me enseñó a ser poeta
cuando no era la hora del recreo.

Ahora que estoy a solas con el tiempo
y me enredo en la ruta de un pasillo,
echo en falta las manos de mi madre
aluciándome de limpio los domingos.






20 comentarios:

  1. Miremos al frente, el pasado, pese a los buenos recuerdos, siempre duele.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juan, quizás no todos tengamos un patio que recordar, pero si tenemos una madre. Gracias por despertar emociones. Es un lujo y un privilegio que estés.

    ResponderEliminar
  3. Las manos de una madre, los recuerdos ...Yo también escribo una y otra vez sobre ellos ...
    Leí tu correo, gracias por tu sinceridad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Los recuerdos aunque no sean poéticos como tu los sabes escribir son la compañia de estos dias, los mios son hermosos, alegres y llenos de gente buena, donde vivía de pequeña había una calle que se llamaba Musaraña, mi abuela nos lo solía recordar cuando nos distraíamos. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Siempre es tiempo para los buenos recuerdos y si se enlazan con bellas palabras... una maravilla. :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Siempre se notan a faltar esos brazos maternos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La belleza siempre está en tus palabras-versos.

    Cuídate. Abrazos hasta allá.

    ResponderEliminar
  8. No me importa el presente, ahora pienso en el pasado porque no sé si habrá futuro.
    También echo en falta las manos blancas de mi madre, sus risas y sus cuentos.
    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
  9. que maravilla me dejas sin palabras solo con suspiros

    ResponderEliminar
  10. Es muy emotivo, Juan. Conmovedor regresar al pasado de esta manera tan tierna.

    Mil besitos y muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
  11. Más de una vez he pensado cómo afrontaría mi madre estos días si le hubiera tocado vivirlos y me dá mucha confianza cuando me parece oírla decir: Tú puedes. Aunque luego la imagino volviéndose para que yo no la viera llorar.
    Son días duros en los que a pesar de rellenarlos procurando que no quede resquicio por el que entre la pena, se cuela sin saber cómo y acaba empapándote los ojos.
    Precioso poema Juan, lleno de ternura y emotividad.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  12. Precioso y tierno -nostálgico poema!Creo que muchos hemos vivido esa sensación,esos que traes al presente y me recuerdas tantas cosas!!
    LAs manos de una madre...Si has visto en mi blog,están las de la mía .Son tan hermosas sus manos(las de las madres)que a pesar de la edad que tenemos,mucho las echamos en falta
    Hoy me has dejado conten-triste(me he inventado una palabra)
    Besucos ,amiguco

    ResponderEliminar
  13. Me has hecho llorar, Juan. Reconozco que ésa no es una tarea difícil, soy muy llorona, pero encuentro conmovedor tu poema y el penúltimo verso me rompió. Echo siempre de menos a mi madre, pero hay días (hoy es uno) en que la distancia me desgarra. Cierro los ojos, recuerdo la suavidad de su piel y lo que siento al acariciarla... y no basta.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Ese buscar musarañas, qué tiempos patio y de colegio, que ahora, en le silencio y la soledad de calles y plazas, se nos antojan momentos espléndidos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Bella nostalgia en tan lindos versos. Saludos amigo Juan.

    ResponderEliminar
  16. Qué bien has expresado el deambular de la mente entre los recuerdos. Ellos nos surten de fortaleza y esperanza para seguir adelante. Bendita memoria, que nos permite retomar momentos vividos y actualizarlos. Todo ello es bueno para cargarse de nueva energía en este "tiempo parado" que vivimos.
    Mi felicitación y mi abrazo por tu amor a las letras, amigo.

    ResponderEliminar
  17. Me emocionó mucho todo el poema pero esta estrofa que te copio me hizo saltar las lágrimas!!!
    Ahora que estoy a solas con el tiempo
    y me enredo en la ruta de un pasillo,
    echo en falta las manos de mi madre
    aluciándome de limpio los domingos.

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué imagen tan bonita y familiar acompaña tu hermoso poema!!
    Abrazos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.